MI MUNDO SUBMARINO:

Aún cuando, Julio Verne describió magníficamente ese mundo desconocido, en su obra 20.000 leguas de viaje submarino, y Jackes Cousteau nos dejó imágenes maravillosas de aquellas secuencias pioneras del submarinismo. No todo esta escrito ni visto. Por eso, este blogge lo dedicaré a ver el paisaje submarino, relajante, cálido y transparente de las costas de Murcia. Y como elemento esencial del blog, una aproximación a mi afición favorita, la pesca submarina, en la que me considero un novato con 36 años de experiencia. Un saludo.



Política de cookies

Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que autorizas el uso de cookies.

Entendido y estoy de acuerdo.

domingo, 18 de julio de 2010

LOS SALMONETES DEL BAJO DE SANTA BRÍGIDA A DIECISIETE METROS DE PROFUNDIDAD.



El agua estaba a 25 grados. Soplaba viento del norte levante. Tuve que esperar casi una hora desde las catorce hasta encontrar un hueco para dejar el coche a pié de playa. Un vehículo de unos submarinistas se marchó y allí aparqué. Entré al agua a las 15, 3o horas y salí de ella a las 21 horas. No fue mi día acertado, pues fallé multitud de disparos a los salmonetes. Tuve que pescarlos entre dieciséis y diecisiete metros. Estaban como mosqueados. Solo capturé un kilo y medio de salmonetes. No era gran cosa comparada con otros días anteriores. Tampoco era mi mejor día para la apnea. Apenas aguantaba un minuto y poco bajo la superficie.
Me metí allí buscando las lechas de dos kilos que había visto pescar allí el sábado anterior. Pero no tuve la suerte de toparme con las lechas. Tampoco había meros. El último mero de aquel bajo lo capturé el sábado anterior. Había una lancha neumática, con botellas. Probablemente estarían pescando con botellas. Desaprensivos, furtivos y delincuentes, los hay incluso en los sitios menos habituales. Pero los hay. Luego pude ver una lancha llena de buceadores que se me echaba encima, les eché el sermón a voz en grito, como es mi costumbre, avergonzarles su actitud homicida e irresponsable. Iban a la costa y los muy imbéciles tenían que pasar por encima mio que estaba lejos de la costa allí en el bajo de Santa Brígida. Supuse que para aquel bajo y para su santa patrona yo no era de su agrado, y ellos para mi tampoco en señal de reciprocidad.

No hay comentarios: