MI MUNDO SUBMARINO:

Aún cuando, Julio Verne describió magníficamente ese mundo desconocido, en su obra 20.000 leguas de viaje submarino, y Jackes Cousteau nos dejó imágenes maravillosas de aquellas secuencias pioneras del submarinismo. No todo esta escrito ni visto. Por eso, este blogge lo dedicaré a ver el paisaje submarino, relajante, cálido y transparente de las costas de Murcia. Y como elemento esencial del blog, una aproximación a mi afición favorita, la pesca submarina, en la que me considero un novato con 36 años de experiencia. Un saludo.



Política de cookies

Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que autorizas el uso de cookies.

Entendido y estoy de acuerdo.

domingo, 31 de octubre de 2010

NO ESTABAN LOS DENTONES






Aquel día fui al lugar señalado, donde otros años capturé dentones en vísperas del día de Halowen. Pero no estaban allí. No vi ningún dentón. Después de 6 horas salí del agua aburrido de no disparar ni un tiro.
El agua estaba entre 19 y 20 grados. Llevaba cuatro kilos y medio de plomos, con una chaqueta de 7 mm. comprada el año anterior, junto con un pantalón con peto de 7 mm. también, pero que ya tenía unos cinco años y por ello había perdido algo de grosor. Al principio tuve calor pues la chaqueta conservaba todas sus cualidades aislantes, dado que estaba practicamente nueva. La había usado el invierno anterior hasta la primavera, cuando las aguas comenzaron a calentarse algunos grados. Pero en general al final de la jornada no tenía ya calor.
No quise sacar la barca, porque habían anunciado una borrasca del suroeste al final de la tarde y no tuve ganas de complicarme el día. Además el canal de Marchamalo probablemente no estaría en condiciones de navegar bien. Hacía un año que habían realizado obras junto al canal y este no había sido dragado. En el conducto por donde siempre navegaba pegado a la pared del canal, se veían algunas piedras procedentes de las obras, que podrían poner en peligro la cola del motor de la embarcación. Además en la desembocadura del canal las piedras que la protegían de los embates del viento y el oleaje de levante, habían sido separadas, y las arenas habían inundado casi toda la desembocadura, formando bancos de arena que impedían la navegación. Así que opté por meterme a nada desde la orilla. Para lo que tuve que nadar casi un kilómetro hasta llegar al lugar donde esperaba encontrar dentones. Estuve bajando pocas veces. Pues lo hice a 14 o 15 metros de profundidad y tenía que ventilar al menos tres o cuatro minutos entre bajada y bajada.

domingo, 17 de octubre de 2010

EL RESPETADO Y PENÚLTIMO MERO VIVO DEL LUGAR.

lunes, 4 de octubre de 2010

UNA POBRE PESQUERA EL 4 DE OCTUBRE 2010



El agua estaba hoy entre 22 y 23 grados. Después de un borrasca de viento del sursuroeste del día anterior de fuerza 4.
Me puse el traje de 5 mm, sin peto, con un chaleco de 3. Llevaba tres kilos de plomo. He bajado unas 80 veces a una profundidad de unos 14 metros. Algunas lechas esquivas y algunos dentones esquivos también pero pequeños.