MI MUNDO SUBMARINO:

Aún cuando, Julio Verne describió magníficamente ese mundo desconocido, en su obra 20.000 leguas de viaje submarino, y Jackes Cousteau nos dejó imágenes maravillosas de aquellas secuencias pioneras del submarinismo. No todo esta escrito ni visto. Por eso, este blogge lo dedicaré a ver el paisaje submarino, relajante, cálido y transparente de las costas de Murcia. Y como elemento esencial del blog, una aproximación a mi afición favorita, la pesca submarina, en la que me considero un novato con 36 años de experiencia. Un saludo.



Política de cookies

Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que autorizas el uso de cookies.

Entendido y estoy de acuerdo.

sábado, 6 de noviembre de 2010

OTRA CORVINA INADAPTADA AL MEDIO. ALGUNAS ANÉCDOTAS IMPREVISTAS.




Ya habían pasado mas de cinco años, desde la última vez que me metí por aquel lugar. Hoy tenía intención de comprobar si todo el equipo funcionaba bien engrasado.
Aparentemente todo funcionaba bien, salvo el sitio de entrada. Era infernal. No obstante, con apoyo logístico ajeno pude entrar cuando, ya aburrido, pensaba irme sin meterme. Además, por si el sitio con ser malo no fuese suficiente, en la entrada había un grupo de piratas que intentaban cobrar peaje. Sibilinamente me acerqué al jefe del clan pirata, y a solas le he dicho una de cal y otra de arena. Pensaban cerrar la entrada, cosa que legalmente no pueden hacer, así que le he insinuado a lo que se arriesgaban cerrando algo que es de dominio público marítimo-terrestre. En fin, piratas, bucaneros y gente que intenta hacerse dueño de lo que es de todos, con la excusa de que lo tienen cuidado todo, y les pertenece un canon, tal vez los haya en todos lados.
El agua estaba a 19 grados. Transparente y con una pequeña corriente nada importante para mis aletas de carbono. He visto dos meros, luego otro mero casi en superficie haciendo compañía a un grupo de boquerones que nadaban entre las transparente aguas. Al verme, el mero ha bajado unos 11 metros, ha hecho la vela esperándome, pero he dejado caer el plomo cerca antes de sumergirme y ya no lo he vuelto a ver. Podría pesar unos dos kilos. Y lo raro era verlo en superficie. Jamás había visto un mero cerca de la superficie a unos once metros del fondo marino. No era su hábitat. Al rato he visto a un grupo de lechas, he podido capturar solo una. Y luego he visto una corvina de engorde a unos once metros de profundidad. He bajado, le he apuntado con el fusil al lomo, detras de la cabeza dura, y cuando creía que la corvina se había movido y había fallado el tiro, me he dado cuenta que la corvina estaba atravesada por mi arpón. Mi dedo fue mas rápido que mi vista y que mi pensamiento. Cuando yo pensaba que la corvina se movía antes de dispararle, era todo lo contrario, se movía tras ser atravesada por el disparo del arpón.
En fin, esas han sido las dos cosas mas extrañas que me han sucedido. Y una tercera, era ver la barca pinchada. Perdía aire cerca de una de las válvulas. En fin, para tirarla a la basura después de tanto gasto en ella.

1 comentario:

Anónimo dijo...

¡Hermosa corvina de amarillenta boca!