MI MUNDO SUBMARINO:

Aún cuando, Julio Verne describió magníficamente ese mundo desconocido, en su obra 20.000 leguas de viaje submarino, y Jackes Cousteau nos dejó imágenes maravillosas de aquellas secuencias pioneras del submarinismo. No todo esta escrito ni visto. Por eso, este blogge lo dedicaré a ver el paisaje submarino, relajante, cálido y transparente de las costas de Murcia. Y como elemento esencial del blog, una aproximación a mi afición favorita, la pesca submarina, en la que me considero un novato con 36 años de experiencia. Un saludo.



Política de cookies

Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que autorizas el uso de cookies.

Entendido y estoy de acuerdo.

martes, 16 de agosto de 2011

EL MALDITO MES DE AGOSTO Y LOS ABORRECIBLES Y AMASADOS VERANEANTES EN LA MANGA. UNAS PESQUERAS DE ENTRENAMIENTO Y SUPERVIVIENCIA EN LA NADA DE AGOSTO.



El maldito mes de agosto llegaba a su ecuador. El puente de la Asunción, llenaba de coches y veraneantes cada palmo de La maldita Manga. El sacar el coche era tarea suicida, homicida e irresponsable. Solo quedaban dos fines de semana para que la vorágine de veraneantes insaciables de coche y de playa, se fueran a sus respectivas casas, de las que nunca deberían haber salido. La maldita Manga quedaría otra vez convertida en un cementerio de mastodontes de hormigón. Desierta de habitantes. Los malditos semáforos seguirían matando la paciencia de quienes en aquel maldito lugar habitamos todo el año, y nos vemos obligados a utilizar el coche para desplazarnos. El infinito odio hacia la maldita Manga, se hacía más eterno en los malditos meses de agosto de cada año. Volvía como una maldición o plaga. Era mejor dejar el coche aparcado y, solo cuando el mar Mayor estuviese bueno, a sabiendas de que no había un solo pez bajo las rocas, meterse de infantería a practicar la pesca submarina. Estar 8 horas buceando, bajar más de 200 veces al fondo y escrutar con la linterna submarina cada una de las 200 rocas que podrían albergar algún pez, era una labor de auténtica vocación, pues el resultado era negativo siempre. Solo dos pescados, o tres, como mucho cuatro, eran los méritos que se obtenían en el fatídico mes de agosto. Pero, mal rayo me parta, si, en acabando este maldito mes de agosto en la maldita Manga, no hago una pesquera decente en cualquier otro lugar alejado de esta maldita costa veraniega. Llegará septiembre, octubre y noviembre, meses buenos para el pescado de temporada. Esos peces pelágicos de paso por estas aguas, serán el objetivo durante los próximos mese. Tal vez fuera de La maldita Manga, se encuentre la pieza mas grande que capturar pueda en este maldito año de crisis de 2011. La culpa de todo, la tienen los gobernantes, que no prevén, año tras año, que en La maldita Manga, sobran veraneantes. Todos los años pasa igual, las canalizaciones de la red de alcantarillado se desbordan por la ingente cantidad de inodoros que vierten sus purines y porquerías en la red. Las aguas fétidas rompen las bombas impulsoras de la porquería fétida y de los purines, y todo se desborda en riadas de mierda abundante líquida, que va a verterse sin remedio en el otro mar, el Mar Menor de La Manga. Una laguna salada a la que la masificación de construcciones, vertidos y veraneantes asfixian año tras año. Mal rayo les parta a todos cuantos planificaron malditamente a La Manga.