MI MUNDO SUBMARINO:

Aún cuando, Julio Verne describió magníficamente ese mundo desconocido, en su obra 20.000 leguas de viaje submarino, y Jackes Cousteau nos dejó imágenes maravillosas de aquellas secuencias pioneras del submarinismo. No todo esta escrito ni visto. Por eso, este blogge lo dedicaré a ver el paisaje submarino, relajante, cálido y transparente de las costas de Murcia. Y como elemento esencial del blog, una aproximación a mi afición favorita, la pesca submarina, en la que me considero un novato con 36 años de experiencia. Un saludo.



Política de cookies

Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que autorizas el uso de cookies.

Entendido y estoy de acuerdo.

domingo, 13 de mayo de 2012

El ya clásico dentón del mes de mayo

El agua estaba en 18 grados, había subido 4 grados desde el fin de semana anterior. Por eso, pensando que los dentones habrían venido al cambio de temperatura del agua, me dirigí al lugar, en donde cada año, por el mes de mayo, suelo capturar en ejemplar de dentón. Les vi, bajé varias veces, y en una de ellas, un grupo de dos o tres se me acercaba al arpón, apunté, apreté el gatillo, y casi no le doy. El arpón le había cogido por baja de la aleta dorsal. Casi como un pequeño pellizco de piel reforzada por la aleta, era lo que impedía que el dentón se desgarrase. Por eso, no ascendí a la superficie para ventilarme antes de tirar del arpón, sino que, impidiendo que se enrocase, le atraje hacia mi tirando del hilo del arpón. Luego le cogí con la mano por debajo de las agallas, mientras le clavaba el cuchillo encima de los ojos. Bajé varias veces, pero ya no vi ningún dentón. Les había asustado al clavar este ejemplar.
Aquel día llevaba el traje de 7 mm comprado este mismo año. Ya un poco comprimido por lavarlo tantas veces en la lavadora. También llevaba un chaleco de 3 mm, sin mangas. y tan solo 5 kilos de plomos, aún cuando me sobraba un kilo o medio.




3 comentarios:

Jack Blake dijo...

Se me olvidaba. El dentón solo pesaba un kilo y medio. Lejos quedaba ya aquel dentón del mes de abril que me arrastró varios metros bajo el agua, para luego desgarrarse. Aquel pedazo de animal, debía pesar mas de 14 kilos. Pero, lo normal en mayo, es que los dentones no sean de un gran tamaño.

borriquete dijo...

¡Si que ha faltado poco para que se desgarrase!Has hecho bien no perdiendo el tiempo y atraerlo enseguida para ti.A mi seguro que se me hubiera ido, me hubiera puesto a mirarlo como se debatía hasta verlo irse.Por cierto, ese tiene un tamaño perfecto para que te lo quedes y descanses un rato de las barritas y de la lombarda.

Jack Blake dijo...

Pues si, hubiera sido el alimento perfecto para mi, si en vez de pesar un kilo y medio, hubiese pesado algo menos de un kilo. En ese caso me lo hubiese zampado, cocina a la sal en el microondas. Pero, aún estoy con el estómago malo, por haberme zampado una melva de un kilo entera, asada en el microondas. Me daba pena tirar una sola rodaja, después de aliñarla con limón y aceite, pues estaba de rechupete. Un saludo Borriquete y espero ver que me pongas los dientes como los de un dentón, después de que captures uno de esos de 7 kgs.