MI MUNDO SUBMARINO:

Aún cuando, Julio Verne describió magníficamente ese mundo desconocido, en su obra 20.000 leguas de viaje submarino, y Jackes Cousteau nos dejó imágenes maravillosas de aquellas secuencias pioneras del submarinismo. No todo esta escrito ni visto. Por eso, este blogge lo dedicaré a ver el paisaje submarino, relajante, cálido y transparente de las costas de Murcia. Y como elemento esencial del blog, una aproximación a mi afición favorita, la pesca submarina, en la que me considero un novato con 36 años de experiencia. Un saludo.



Política de cookies

Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que autorizas el uso de cookies.

Entendido y estoy de acuerdo.

sábado, 14 de julio de 2012

La aguas malas y las corrientes submarinas consecuencia del deshielo de los Polos.

El bricolaje estaba concluido. La extensión de la capucha a modo de visera impediría que el sol me dejase la frente con mas manchas que un torpedo marmorata. No en vano, la tarde anterior estuve cortando los patrones, cosiendo y pegando los neoprenos sacados de antiguos escarpines inservibles.
Incluso hoy, me he echado las tijeras para cortar lo que sobresaliese de la máscara submarina. Ha sido un acierto, pues he buceado en una mar repleta de medusas avispa, de esas pequeñas que llevan largos tentáculos y cuyo veneno causa una quemadura muy peligrosa y no me ha picado ninguna debido a la alta protección cubierta de neopreno que llevaba en la frente y en la cara. No he aguantado mas de tres horas buceando, pero la causa de mi corta expedición submarina, no ha sido la plaga de medusas que ya ha salido en la prensa del día por sus picaduras a multitud de bañistas, sino que el problema estaba en algo insólito. Resulta que las aguas marinas este año habían sufrido un retraso en adquirir la temperatura veraniega. En el mes de junio, estaban a 20 grados, mientras que a finales de junio comenzaron a calentarse vertiginosamente, alcanzando los 24 grados en poco tiempo, tanto en superficie como a mas de 12 metros. Eso hizo o fue la causa de que grandes concentraciones de medusas de las gordas e inofensivas, esas que no tienen tentáculos, hubieran inundado las costas de la Región de Murcia. Mi teoría era que esas medusas ciegas habían arribado a las costas, por las corrientes submarinas y de superficie que se forman al calentarse el agua marina, y mezclarse las capas de agua fría con las de agua caliente, originando auténticos ríos marinos que llevan a la deriva de costa en costa, todo tipo de especies marinas.
La verdad es que hoy, mi teoría sobre las corrientes marinas originadas por la diferente densidad entre el agua fría y la caliente, ha sido verificada. En algunos tramos el agua estaba a 24 grados, en otros a 19 y no pude bajar, debido a que a tan solo 8 metros de profundidad, el agua estaba tan fría como en invierno, tal vez a 13 grados.
Así que no han sido las medusas, ni la corriente, ni la turbieza de las aguas, ni la falta de pescado, lo que me ha hecho abortar a las tres horas mi jornada de pesca submarina. La causa real solo ha sido el frío que me impedía bajar mas allá de tres metros de profundidad.








El cambio climático este año, se deja notar, una corriente fría de aguas polares ha llegado a nuestras costas, trayendo plagas de medusas, arrastradas por las corrientes submarinas, originadas por la diferencia de temperatura de las aguas marinas.

No hay comentarios: