MI MUNDO SUBMARINO:

Aún cuando, Julio Verne describió magníficamente ese mundo desconocido, en su obra 20.000 leguas de viaje submarino, y Jackes Cousteau nos dejó imágenes maravillosas de aquellas secuencias pioneras del submarinismo. No todo esta escrito ni visto. Por eso, este blogge lo dedicaré a ver el paisaje submarino, relajante, cálido y transparente de las costas de Murcia. Y como elemento esencial del blog, una aproximación a mi afición favorita, la pesca submarina, en la que me considero un novato con 36 años de experiencia. Un saludo.



Política de cookies

Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que autorizas el uso de cookies.

Entendido y estoy de acuerdo.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

El Infanta Cristina y la pesca submarina







Vi venir a aquel barco desde la lejanía. Esperaba que virase antes de aproximarse al lugar en el que me encontraba, porque de no hacerlo hubiese chocado con la costa. Pero la proa se hacía cada vez mas grande, estaba casi encima de mi. No me lo podía creer. A aquel barco de guerra le ocurría algo extraño, o había perdido los frenos, o se le había atascado el motor a toda máquina, o el timonel estaba dormido, o simplemente la Armada me había declarado la guerra por ser un pescador submarino. El temor se iba apoderando de mi ánimo y ya estaba pensando por donde podía escapar de la proa de aquella enorme máquina de guerra, cuando de repente en cosa de pocos segundos el barco viró 90 grados para entrar en casi mínimos dentro de la bocana del puerto.
La pesca era de morralla. No se veía en aquel lugar ni en pescado de cierto tamaño. El fondo estaba turbio. Las aguas habían caído hasta los 24 grados. Aquello era desagradable por la cantidad de partículas que la corriente sacaba de los puertos y llenaba toda la mar.
Llevaba el traje de 3 mm ´comprado recientemente, un chaleco de otros 3 mm. y dos kilos y medio de plomo. Al final de la jornada el frío se notaba un polín. Pensé que ya era el momento de ponerme una chaqueta de mayor grosor, y quitarme el chaleco, o tal vez dejármelo y colocarme esa chaqueta de 7 mm. en origen y que ahora solo tendría 5 mm, por haberse comprimido con el paso del tiempo.

No hay comentarios: