MI MUNDO SUBMARINO:

Aún cuando, Julio Verne describió magníficamente ese mundo desconocido, en su obra 20.000 leguas de viaje submarino, y Jackes Cousteau nos dejó imágenes maravillosas de aquellas secuencias pioneras del submarinismo. No todo esta escrito ni visto. Por eso, este blogge lo dedicaré a ver el paisaje submarino, relajante, cálido y transparente de las costas de Murcia. Y como elemento esencial del blog, una aproximación a mi afición favorita, la pesca submarina, en la que me considero un novato con 36 años de experiencia. Un saludo.



Política de cookies

Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que autorizas el uso de cookies.

Entendido y estoy de acuerdo.

viernes, 29 de noviembre de 2013

Salmoneitor



El salmonete era tan grande que se salía de la aleta. Se encontraba entre otros cinco salmonetes. Cuando bajé al fondo, desaparecieron todos. Pero aquel salmonete tan gordo estaba allí, moviendo su aleta caudal en señal de alerta antes de echarse a nadar. Comenzó a alejarse uno o dos metros de donde me encontraba. Guardando la calma y procurando no hacer movimientos bruscos para no asustar al salmonete con las vibraciones del agua, tan solo tuve que colocar su gran cuerpo en la punta del fusil mientras alineaba la culata para direccionar el tiro. El salmonete se movía y huía de donde yo me encontraba. Ya se había alejado unos tres metros.  Pero no dejaba de estar alienado con la punta del arpón y la culata del fusil. Apreté el gatillo pensando que no le alcanzaría, pero el salmonete cayó fulminado a pesar de la lejanía en la que se intentaba salvar. El salmonete pesaba 450 gramos.  El agua rondaba los 17 grados. Cuatro kilos de plomo en el cinto. Chaqueta de 7 mm y pantalón con peto de 7 mm, este último ya de varios años atrás. Soplaba un fuerte viento del Norte de fuerza 4.

2 comentarios:

borriquete dijo...

este si te lo habrás comido

Jack Blake dijo...

Eso era seguro. El salmonete es mi pescado favorito para comer.El pavo que estaba esperando ser cocinado aquel día, tuvo que dejar al salmonete su lugar en la mesa. Un saludo.