MI MUNDO SUBMARINO:

Aún cuando, Julio Verne describió magníficamente ese mundo desconocido, en su obra 20.000 leguas de viaje submarino, y Jackes Cousteau nos dejó imágenes maravillosas de aquellas secuencias pioneras del submarinismo. No todo esta escrito ni visto. Por eso, este blogge lo dedicaré a ver el paisaje submarino, relajante, cálido y transparente de las costas de Murcia. Y como elemento esencial del blog, una aproximación a mi afición favorita, la pesca submarina, en la que me considero un novato con 36 años de experiencia. Un saludo.



Política de cookies

Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que autorizas el uso de cookies.

Entendido y estoy de acuerdo.

domingo, 2 de febrero de 2014

El día del bogavante y las lubinas


Aquel primer sábado de febrero, me metí solo a bucear pues mi compañero de buceo se encontraba enfermo. El agua estaba en 13 grados. Llevaba el traje de 7 mm con pantalón de peto, no obstante hacía mucho frío. En el cinto llevaba 3,5 kilos de plomo y en el chaleco 1,6 kilos, en total 5,1 kilogramos.  Solo estuve 4 horas buceando. El viento soplaba del suroeste, la mar estaba planchada, pero había olas de mar de fondo que rompían en la orilla, lo que dificultaba la entrada. 
Desde la superficie localicé a aquellas lubinas que entraban y salían de las grietas rápidas. No sabía qué eran, si corvinas, dentones o lubinas. Estarían en celo, pues tenían pintas de colores sobre la piel y desde arriba se veían oscuras. Baje y clave una atravesándole las agallas. Mientras la colgaba del aro portapeces, las demás desaparecieron y ya no las ví, a pesar de que escudriñé bien todas las rocas próximas. En una de esas búsquedas bajo las rocas, divisé unas grandes pinzas al fondo de una cueva. Lo sabía, porque hacía unos veinte años me había encontrado algo similar. Aquello era un gran bogavante de unos tres kilos y mas de un metro de envergadura, con pinzas mas grandes que mi mano. Disparé un arpón apuntándole de refilón, y fallé el tiro. Después volví a fallar otro disparo y ya no lo volví a ver mas. El gran bogavante había aprendido que yo no tenía buenas intenciones respecto a su ser vivo. Estaba tan lejos allá al fondo que tal vez el arpón no había llegado a tocarle.