MI MUNDO SUBMARINO:

Aún cuando, Julio Verne describió magníficamente ese mundo desconocido, en su obra 20.000 leguas de viaje submarino, y Jackes Cousteau nos dejó imágenes maravillosas de aquellas secuencias pioneras del submarinismo. No todo esta escrito ni visto. Por eso, este blogge lo dedicaré a ver el paisaje submarino, relajante, cálido y transparente de las costas de Murcia. Y como elemento esencial del blog, una aproximación a mi afición favorita, la pesca submarina, en la que me considero un novato con 36 años de experiencia. Un saludo.



Política de cookies

Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que autorizas el uso de cookies.

Entendido y estoy de acuerdo.

domingo, 13 de abril de 2014

Una sonda en el kayak. Tras de un kayak veloz con nuevo timón de madera

Conseguí lo que pretendía, colocar la sonda con su trasductor, de quita y pon, sin hacer un solo agujero al kayak. El trasductor se podía colocar y quitar desde dentro del kayak. La sonda era de blanco y negro, una caca de la vaca, comparado con la propaganda que la acompañaba sobre sistema DownVu, algo parecido a una visión fotográfica del fondo submarino. Pues nada de nada, un gran engaño. Es una sonda normal, en la que has pagado 100 euros de más por un sistema prometido que no es tal. Tal vez en otros modelos y en color, el sistema Down, funcione como prometen, pero en blanco y negro y en el modelo adquirido, todo es mentira. En absoluto se divisan los objetos del fondo tal cual son. Todo es una miserable mentira para adquirir mas caro un artículo que se podría adquirir mas barato. La imágenes de la caja dicen cosas milagrosas del producto que va dentro. Pero, una vez abierto y probado en el agua, lejos de los demo que se visualizan, todo es mentira. Nada de tres dimensiones. Nada de ver fotográficamente el fondo submarino. Una sonda normal, nada mas. Eso si, 100 euros mas cara que una mas sencilla. El agua estaba entre quince grados en el fondo y 16 en superficie. La visibilidad era muy reducida ya que el agua estaba turbia de las últimas lluvias que habían caído con la calima del desierto. La profundidad del fondo en la zona en la que nos metimos, en Cala Abierta, al oeste del Cabo Tiñoso, era de entre quince y veinte metros. No se veía pescado alguno, salvo algunos sargos medianos que salían de las grietas del acantilado. Llegamos hasta el lugar denominado La Tumba. Todo era un cementerio, ni un vivo se veía aquel día. En total hicimos unos siete u ocho kilómetros entre ida y vuelta en kayak. Mi compa había colocado un timón nuevo, y había pasado su kayak a ser completamente inalcanzable de la  velocidad que tomaba, con tan solo tocar con los remos suavemente la superficie del agua. Curioso que aquel kayak de mi compa, antes de colocar aquel timón de madera, me seguía atrás unos dos kilómetros. Ahora, después de colocar el timón nuevo, quien le sigue a un kilómetro de distancia por detrás soy yo con mi kayak. El día lo terminé traumatizado por la kaka  de la vaca de sonda que había adquirido, y porque no conseguí alcanzar a  mi compa, a pesar de que no paraba de remar.










6 comentarios:

borriquete dijo...

excelentes fotos

borriquete dijo...

¿El kayak del compa va igual de repleto que el de Blake?

Jack Blake dijo...

Queva. El compa es un ordenado buceador y bricolagista empedernido. En vez de llevar cinco fusiles de pesca, sólo lleva uno que tiene las funcionalidades de 7 fusiles. No lleva el ancla flotante, por lo demás su kayak es mas ligero de casco y dispone de mayor espacio para colocar los bartulos de pesca. Los tambuchos son de fácil apertura y cierre, no como los míos. Recuerdo a un personaje de hace 20 años, típico pescador de meros, que venía de Águilas a echar los palangres para pescar meros en el Cabo. Su barco, incluido uno de sus tripulantes, su perro, era un auténtico trastero. Llevaba de todo lo necesario para vivir en él. En tan solo cinco metros de barco cabían el patrón, los innumerables bartulos y el perro. Lástima que aquel personaje acabase sus días flotando en el puerto de Águilas. Ya que le gustaba terminar la noche en los bares y al volver al barco pudo dar un traspíe que le hizo beber agua salada en demasía, aún cuando llevase el estómago mas lleno de vino que de comida.

Anónimo dijo...

Hola Capti. He leido el blog y me he entretenido un rato con tus relatos de pesca. Muy buenos relatos pero aqui el numero uno eres tu osea que el compi es un subdito jejeje. Saludos

Anónimo dijo...

Alcaraz dijo:
Ah, el subdito soy yo jjj. Nos vemos en los mares

Jack Blake dijo...

Al abordajeeeeee.
Gracias por el comentario, anónimo, pero haya paz en los mares, si no, los meros se van a asustar y va a ser difícil cazarlos.
Un saludo.