MI MUNDO SUBMARINO:

Aún cuando, Julio Verne describió magníficamente ese mundo desconocido, en su obra 20.000 leguas de viaje submarino, y Jackes Cousteau nos dejó imágenes maravillosas de aquellas secuencias pioneras del submarinismo. No todo esta escrito ni visto. Por eso, este blogge lo dedicaré a ver el paisaje submarino, relajante, cálido y transparente de las costas de Murcia. Y como elemento esencial del blog, una aproximación a mi afición favorita, la pesca submarina, en la que me considero un novato con 36 años de experiencia. Un saludo.



Política de cookies

Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que autorizas el uso de cookies.

Entendido y estoy de acuerdo.

miércoles, 4 de marzo de 2015

La nueva sonda y la niebla








Llevaba ya dos meses sin poder salir a bucear por culpa de la mala mar. Lo que estaba ocurriendo este año, no me había pasado en 33 años que llevo practicando el deporte de la pesca submarina. 
Precisamente ahora que tenía todos los días para poder practicar dicho deporte, las circunstancias me lo habían impedido. Por eso, aquel día que anunciaban buena mar, no lo pensé y salí con el kayak y la nueva sonda que mis compañeros me habían regalado por mi jubilación. Aún no había tenido oportunidad de probarla desde hace mas de dos meses que dispongo de ella. 
Pero, algo con lo que no había contado se presentó de golpe, era una espesa y densa niebla baja que resultaba peligrosa para practicar la pesca submarina alejado a un kilómetro de la costa, como yo pretendía hacer aquel día. No obstante, me metí con el kayak. 
Pero otra mala jugarreta, esta vez me la jugó la sonda. No me había leído bien o no había memorizado bien, como se graduaba la retroiluminación de la sonda. Así que no se veía nada en la pantalla. Estaba oscura y no podía probarla. 
El agua de la mar estaba muy fría, 13 grados centígrados. Además estaba muy turbia, había una visibilidad muy mala, tan sólo de unos cinco o siete metros. Apenas se divisaba difuminado el fondo. 
Bajé e hice algunas esperas, pero no se veía pescado alguno. Tan solo bancos de obladas y algunos sargos chicos. 
Pensando que el objetivo para el que me había metido a bucear aquel día no lo podría cumplir, recogí y até bien el equipo en el kayak y volví, antes de que la niebla se volviese mas espesa y me impidiese regresar al punto de partida. Cosa improbable, pues llevaba el gps y una brújula. Pero era mayor el temor de que alguna embarcación me abordase, dada la niebla.
Efectivamente, cuando regresaba alguna embarcación pasaba por aquel lugar a una velocidad que no hubieran podido verme. 
A veces, son las circunstancias las que mandan, y a uno solo le queda ser prudente y dejarse llevar por aquellas.
Como los males vienen en cascada unos detrás de otros, al día siguiente me levanté con un lumbago que apenas podía moverme. Era lógico, el ejercicio de levantar y colocar el kayak en la baca del coche, y los golpes de riñón con el cinto de plomos para sumergirme, después de dos largos meses sin practicar este deporte, hicieron que el lumbago hiciese su aparición. A perro flaco, todo son pulgas.
Como al día siguiente continuaba la niebla, y había leído en la prensa que en la playa de Fatares en Cartagena, un barco de 8 metros se había hundido, al acercarse el patrón a la costa para evitar la niebla, me disuadió dicha noticia de sacar de nuevo el kayak y de practicar la pesca submarina. Ya sólo me quedaba como alternativa sacar la bici, por el carril bici, con la máxima de las precauciones. El coche no lo quería tocar, por si alguien le daba por detrás circulando. Pero en casa no me iba a quedar, maldita sea. 

No hay comentarios: