MI MUNDO SUBMARINO:

Aún cuando, Julio Verne describió magníficamente ese mundo desconocido, en su obra 20.000 leguas de viaje submarino, y Jackes Cousteau nos dejó imágenes maravillosas de aquellas secuencias pioneras del submarinismo. No todo esta escrito ni visto. Por eso, este blogge lo dedicaré a ver el paisaje submarino, relajante, cálido y transparente de las costas de Murcia. Y como elemento esencial del blog, una aproximación a mi afición favorita, la pesca submarina, en la que me considero un novato con 36 años de experiencia. Un saludo.



Política de cookies

Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que autorizas el uso de cookies.

Entendido y estoy de acuerdo.

miércoles, 17 de junio de 2015

Mis días de fotografía paleontológica y arqueológica, subacuáticas
















 



 








 



















 








Todo había empezado de manera fortuita. Un brazo roto. No podía hacer nada. Así que un día nadando con el brazo colgado, unas gafas submarinas y un tubo. El primer día fue el hallazgo de un resto de cuadernas de barco muy antiguo, junto con el cuello de un ánfora romana y un vaso de bronce o latón dorado.  Llamé al museo de Arqueología Subacuática, y les entregué unas fotos y coordenadas del lugar. Les dejé mi teléfono, pero nunca me llamaron. El segundo día, lo que allí se veía, desde mi punto de vista de fotógrafo submarino aficionado, era algo mucho mas importante que unos restos de un puerto romano. Eran nada menos que los restos fosilizados de animales enorme prehistóricos. Imaginaba cada vez que sacaba una foto que aquello era el fémur, la pezuña, o una vértebra de un gigantesco dinosaurio. Posiblemente los sean, no cabe duda de que la naturaleza submarina no talla piedras en forma de huesos, fémures, vértebras, ni osamenta de  patas. Todo había que verlo desde lejos, pues desde cerca era imposible identificar esas siluetas, dado su gigantesco tamaño.
Tal vez el Mar Menor de La Manga, en la época de los dinosaurios estuviese poblado de ellos, y sucumbieron mientras se bañaban en sus tranquilas y termales aguas cristalinas. Pero eso, no lo sabremos, mientras el Museo competente para ello, no pueda hacer un estudio de esos restos paleontológicos. Y posiblemente, sea la falta de dinero, la poca o nada asignación presupuestaria para descubrir yacimientos nuevos, que serían de ser estudiados, tal vez Patrimonio de la Humanidad. Bueno, si al menos se dignasen sacar unas fotos, eso no cuesta nada, y la profundidad a la que se encuentran los indicados restos, tampoco es importante, sólo tres metros bajo la superficie del mar. Una pena, pienso yo, no mostrar el menor interés. Pero doctores tiene la arqueología subacuática y la paleontología, como para que yo ande preocupado, si se estudian o no. Pero, como habitante del mundo me gustaría saber que aquí hubo dinosaurios, antes de que los volcanes crearan la laguna del Mar Menor. Otra cosa distinta, es que las fotos sean sólo un efecto de mi imaginación. Pero ahí están para verlas.

No hay comentarios: