MI MUNDO SUBMARINO:

Aún cuando, Julio Verne describió magníficamente ese mundo desconocido, en su obra 20.000 leguas de viaje submarino, y Jackes Cousteau nos dejó imágenes maravillosas de aquellas secuencias pioneras del submarinismo. No todo esta escrito ni visto. Por eso, este blogge lo dedicaré a ver el paisaje submarino, relajante, cálido y transparente de las costas de Murcia. Y como elemento esencial del blog, una aproximación a mi afición favorita, la pesca submarina, en la que me considero un novato con 36 años de experiencia. Un saludo.



Política de cookies

Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que autorizas el uso de cookies.

Entendido y estoy de acuerdo.

domingo, 26 de julio de 2015

Camarones,cangrejos del Mar Menor valientes. Y peces con cresta juguetones













Encontrar un camarón que se deje fotografiar mientras come o hace sus necesidades evacuatorias de excrementos, no es nada fácil. Se necesita mucha paciencia y familiaridad con los camarones. Pero encontrar dos cangrejos que se preparen para una lucha cuerpo a cuerpo, y desarrollen su combate como si fuese lo mas normal del mundo delante de una cámara submarina, es prácticamente labor de profesionales. Por eso, tal vez, las imágenes no salieron nítidas, dada la velocidad de la batalla. En principio parecía un combate con igualdad de armas, pero no era así. El cangrejo mas chico, además le faltaba una de las pinzas, aunque conservaba el brazo sin pinza medio desencajado, probablemente de otro combate, no obstante se mostró combativo y fue el primero en atacar a su rival. El otro cangrejo atacado, se defendió por lo bajini, tal vez trincando las partes sensibles del cangrejo atacante. Tal fue así el combate, que el cangrejo atacante, viendo que tenía todas las de perder, abandonó el combate y tomo las de Villadiego, alejándose del lugar y dejándole la territorialidad al cangrejo vencedor, que continuó afilándose las armas después del combate, preparado por si el cangrejo perdedor le hacia alguna jugarreta por la espalda. Por eso, allí, con el culo apoyado contra la roca se sentía mas seguro, que un heterosexual metido en un armario en su casa, cuando en la calle se celebra un un festival gay. Luego el pez de la cresta que tenía un ojo falso dibujado, y una cara de sinvergüenza que tiraba de espaldas, se alejó buscando compañeros de juegos.

No hay comentarios: