MI MUNDO SUBMARINO:

Aún cuando, Julio Verne describió magníficamente ese mundo desconocido, en su obra 20.000 leguas de viaje submarino, y Jackes Cousteau nos dejó imágenes maravillosas de aquellas secuencias pioneras del submarinismo. No todo esta escrito ni visto. Por eso, este blogge lo dedicaré a ver el paisaje submarino, relajante, cálido y transparente de las costas de Murcia. Y como elemento esencial del blog, una aproximación a mi afición favorita, la pesca submarina, en la que me considero un novato con 36 años de experiencia. Un saludo.



Política de cookies

Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que autorizas el uso de cookies.

Entendido y estoy de acuerdo.

martes, 15 de septiembre de 2015

Septiembre, como todos los años, trajo la mar en calma


Este año, esperaba a septiembre como ningún otro año. El hecho de no haberme podido meter a bucear prácticamente en los ocho meses transcurridos, me hacía pensar en una venganza cuando la mar se pusiera buena y se hubieran ido los numerosos veraneantes que, durante julio y agosto, me habían impedido sacar el coche, y por ello irme de pesca submarina. La mala mar todo el año, había dejado en septiembre un lapsus. Por eso llevaba ya este mes mas días de buceo que en todo el año. Los últimos seis días, había estado buceando. Poca pesca, pero poco a poco, todo llega, incluso la pesca. Por fin pude comer dos lechas asadas al microondas y acompañadas de una salsa de tomate frito , ajo y perejil,  machacados en el mortero, aceite, limón y pimentón de la Vera.
El agua seguía en 25 grados. El atuendo y el lastre, como el día anterior. Era relajante sentir el agua en las piernas, mientras se buceaba. La fluidez de los desplazamientos, hacía que, a pesar de las heridas del roce de las aletas en los tobillos, todo fuese de maravilla.
Esperaba con tanta ansia este mes de septiembre, que mi venganza estaba poniéndola en practica. Me metería a bucear, si las circunstancias no me lo impedían, todos los días del mes.

No hay comentarios: