MI MUNDO SUBMARINO:

Aún cuando, Julio Verne describió magníficamente ese mundo desconocido, en su obra 20.000 leguas de viaje submarino, y Jackes Cousteau nos dejó imágenes maravillosas de aquellas secuencias pioneras del submarinismo. No todo esta escrito ni visto. Por eso, este blogge lo dedicaré a ver el paisaje submarino, relajante, cálido y transparente de las costas de Murcia. Y como elemento esencial del blog, una aproximación a mi afición favorita, la pesca submarina, en la que me considero un novato con 36 años de experiencia. Un saludo.



Política de cookies

Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que autorizas el uso de cookies.

Entendido y estoy de acuerdo.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

El primer día del otoño el pescado estaba desaparecido y los bañistas inundaban las playas


El agua estaba entre 23 y 24 grados. Me puse el traje de 7 mm.  comprado el año anterior sin peto, con un chaleco de 3 mm. En el cinto llevaba 4.5 kilos de plomo. Desde el comienzo hasta el final de la jornada de pesca tuve mucho calor en la cara y la cabeza. El próximo día me pondré un traje de 7 mm. ya comprimido para evitar pasar tanto calor.
No se veía pescado. Había una red en el lugar en donde hacía las esperas, por lo que no me atreví a acercarme a menos de 200 metros. No vi nada, tan solo un mero de aproximadamente un kilo y medio, y un salmonete de unos 300 gramos. Capturé el salmonete. También vi un pez volador, pero juré hace muchos años que jamás le dispararía a un pez volador. Porque una vez lo hice y los sonidos que emitía bajo el agua eran muy lastimeros. Además, estaba con su pareja.
 Estuve en el agua tan solo 4,5 horas, pero con tanto calor, estaba extenuado, me dolía la cabeza y me encontraba mal. Parece increíble lo que el calor puede hacer en el mar. Es malo pasar frío, pero un calor agobiante, impide disfrutar de la pesca. No paré en todo momento de meter agua en la capucha. Pero la cabeza me ardía.

No hay comentarios: